sábado, 16 de febrero de 2008

El día que guié a un conductor de autobuses

Como véis, he estado retocando un poco todo, cambiando enlaces y esas cosas... por dejarlo todo un poco mejor. La verdad que hoy ha sido un día raro (ayer... por las horas -desfase horario el mío-). Y puestos a ver todo, mejor con optimismo. Ha sido un mes malo en general, me ha pasado de todo, tanto a mí, como a la familia. Y sigo en ello. Pero sinceramente: el sol sale para todos. Así que me da igual como amanezca mañana, porque para mí, va a ser un día nuevo. (Todo. Todos... Como si no hubiera otra palabra, siempre pensando en los demás). ¿Los exámenes? Pues unos mejor que otros... me he visto obligada a dejar muchas para junio, buscando una recompensa en la nota, que al final se traducirá en un doble esfuerzo. Por ahora, he decidido empezar desde ya a preparar todo.

Supongo que a veces vemos señales de que todo cambia. Que está cambiando.
Hoy me he levantado distinta, con otros ánimos y otras fuerzas. Ayer mismo, por la tarde, hice varias adquisiciones: diversos libros "de mesilla". Porque, sinceramente, desde que empezó el curso, no he hecho más que leer cosas de Historia. Y llega un momento que satura. Y transforma la realidad. Pero ayer dije: la gente se va de rebajas. Yo voy en busca de un libro. Mentira, porque acabé con 6... pero bueno. Ahora tengo ganas de saborear y palpar todas esas páginas de historias con Historia (Oliver Sacks, Miguel Delibes, Stendhal, Bioy Casares...). Tengo ganas de leerlo. [Supongo que en el fondo de lo que tengo ganas es de tener tiempo de leer disfrutando -¡ojo! ¡que también disfruto leyendo a Elliott, Kamen, Rodríguez Temiño, Montero, Floristán (inseparables) y Álvarez Palenzuela (también) ... etc). Lo que pasa, amigos míos, que hay que vivir. A la avenida de la estrella polar llega primero el invierno...].

Así que he bajado a la facultad, a ver si habían puesto más notas (¡ay, pobre de mí... si sabía que no de antemano!). Y he aprovechado para coger libros en la biblioteca. Siete, sobre cecas hispanoamericanas y caída de los grandes imperios. Y uno curioso sobre la visión de un campesino del siglo XVI del cosmos de su tiempo. Ya os comentaré qué tal.

Y a la vuelta, un amable autobusero, en el G, pregunta sonriendo: perdonad, ¿alguno sabéis mi ruta, cómo llegar hasta Moncloa?. Tres Erasmus delante mío titubean, y yo asiento con cara de tonta (¡narices! si yo siempre cojo el F, y hasta Moncloa ha ido 6 veces... me suelo bajar en Ciudad Universitaria). Así que he entablado una conversación con el amable conductor (perfil, chico joven, bastante guapo y muy simpático, de conversación hasta su final de ruta -no podía dejarlo tirado, claro...-). Le habían mandado de guardia a hacer ese recorrido, y parece ser que no les dan indicación alguna (se las tienen que arreglar solos; desde aquí hago un llamamiento a toda esa gente que le grita al conductor de su bus, o que no los comprenden: son gente muy amable en su mayoría, que muchas veces necesitan mayor comprensión por el servicio público que realizan; y sobre todo, dadles las gracias, que no cuesta nada). Así que he guiado al conductor sin ruta como buenamente he podido (hemos descubierto entre los dos el trayecto y nadie se ha quejado...). ¡Quién lo diría! Y me he bajado sonriendo para mí misma y diciéndole adios con la mano para ir en el Metro hasta Callao -de nuevo a por libros, esta vez para mi madre-. Y allí resulta que estaba lleno de cámaras, tanto de televisión como de rodaje. Resulta que estaban haciendo un videoclip -pero no sé de quien-, y rodando escenas de los críos de El Internado. A saberse.

A la vuelta a casa, he decidido coger el tren siguiente -ya dije que no soy madrileña de origen, pero sí un poquito de corazón-. Y siesta. ¡Por fin me he podido echar una siesta! Así que ahora no tengo sueño.

Estaba escuchando viejas canciones, que me recuerdan buenos tiempos. Y he decidido colgar el video. Mañana más. Inauguro un nuevo día... para todos vosotros.

[Brand New Day -Alex Lloyd-]

22 comentarios:

fernando dijo...

Un día muy completo. Ya sabes hasta guiar autobuses. Qué chica más apañada! Besos.

blue.... dijo...

...en esta vida hay que saber de todo por si acaso jajaj...
es bueno renovarse tanto el alama el espiritu ...y porque no la sonrisa...!!
besos...
azul

PIER BIONNIVELLS dijo...

eres toda una experta!.. jajaja.. yo es que no me úbico para nada.. no tengo mente para esas cosas..

Oye mayor monton de libros que vas a leer.. si que tienes que tener tiempo no?..
la lectura es un placer.. a mi me encanta leer..
que bueno que hayas podido ayudar al conductor.,., eso es ser una buena chica.. si señor..

un abrazo...

Anónimo dijo...

Menudo día. A mí me hubiese dado pánico pensar que estaba en manos de un conductor inexperto y que una viajera le indicaba. Me recuerda a alguna de esas películas de acción en la que una persona (normalmente una chica) se sienta en un autobús y no puede parara porque han puesto una bomba...
Bueno, de todas formas lo que más me impresiona es que te guste leer a Rodríguez Temiño, si ese señor es el mismo pavo que trabaja en Andalucía, debo decirte que tienes muy mal gusto. No soy arqueólogo sino detcetorista y ese señor se las ha amañado para hacernos la vida imposible desde la Junta de Andalucía. Ahora ya nadie sale por allí y nos tenemos que mover hacia otras zonas colindantes, como Toledo o Cuenca (que es donde yo voy). Soy aficionado a la arqueología, pero nunca me meto en yacimientos. La opinión que tiene sobre nosotros semejante tipo es injusta. Yo no digo que no haya gente que no haya hecho daño, pero todos no somos así. Yo repito, nunca me he metido en un yacimiento cuando están excavando.

Irene Adler dijo...

Anónimo:
Sí, me gusta leer a Rodríguez Temiño. Y ante todo, debo decir que para nada lo conozco como persona. Pero sí tengo una opinión sobre los detectoristas, y reivindico la labor de Rodríguez Temiño por la preservación del Patrimonio Cultural, y sobre todo Arqueológico. ¿Por qué?.... Por la sencilla razón de que YO sí estudio Historia, y Arqueología (aunque el grado como tal no esté instaurado) y he de decirte que tu "afición" está penada por la Ley 16/85, y sobre todo, porque muchos detectoristas (no sé si sea tu caso), además de realizar expolio, DESTRUYEN LOS CONTEXTOS, que es lo que realmente nos muestra la Historia y nos permite aproximarnos a las formas de vida. Si tu afición, por otra parte, es "sana", te recomiendo encarecidamente que lo hagas profesionalmente.
Y personalmente, el día de mañana NO tendré trabajo ya que DETECTORISTAS lo realizarán sin PREVIA FORMACIÓN.

Creo que he sido crítica, y bastante clara. Entiende tú mi indignación ante este tipo de casos.

Y sobre todo, recuerda "la legalidad" de tu afición...

Irene Adler dijo...

Además, te recuerdo que NO es necesario que te metas en un yacimiento que ESTÁN EXCAVANDO, sino que TÚ (u otros, llámalo X) destruís los contextos arqueológicos de yacimientos vírgenes. No interesa el objeto, sino el lugar donde está. Y para estudiarlo se necesitan determinadas medidas que creo que los detectoristas, ni tomáis, ni se os da el pertinente permiso de la Delegación de Cultura para realizar "excavaciones".

Anónimo dijo...

Bueno, esto me pasa por tratar con arqueólogos/as... Yo no me meto con Rodríguez Temiño, bueno su nombre es Ignacio y yo sí lo he visto en las jornadas que hubo entre detectoristas y arqueólogos en Carmona y me pareció un tipo muy majo, pero no parte peras con nadie sobre esta cuestión.
Yo no destruyo contextos, porque ya los ha destruido el arado; las monedas o fíbulas y otros objetos metálicos que encuentro están afectados por los nitratos de los agricultores y si no los encontrásemos nosotros, vosotros no tendríais noticias de ellos. Y quiero que sepas otra cosa, será muy ilegal lo que yo hago, pero las mejores piezas de mi colección las han publicado profesores de la Universidad de Sevilla y autónoma de Madrid, en revistas de arqueología... Osea, que será legal o ilegal según para quién. Nadie (y por cuestiones obvias no voy a dar nombres) se ha opuesto a publicarlas porque su procedencia haya sido "ilegal".
Me río de la cara que puso tu "admirado" Ignacio cuando le di una separata de un artículo con una afectuosa dedicatoria de su autor, y le dije esa pieza es mía. ¿Sabes qué me dijo? Pues que esa persona, quizás profesor tuyo si estudias en esa Universidad era un inmoral. Y a mí la verdad es que no me lo parece. Se ha publicado un objeto que si no nadie lo conocería y da igual si es "legal" o "ilegal". Esa es la verdad.

Anónimo dijo...

Por cierto, tus compañeros que han excavado en la M-40 son unos chapuzas. Mucha gente va a los montones de tierra que se tiran al vertedero y encuentran monedas, fístulas de plomo y otros objetos que pasan desapercibidos a los arqueólogos que excavan... mi pregunta es por qué no contratáis a detectoristas para que colaboren con vosotros en las excavaciones?..

Y bueno, Irene, espero que no tomes a mal mis comentarios....

Irene Adler dijo...

No me lo tomo a mal, lo primero. Entiende la postura de que lo principal es el contexto. En el caso de la destrucción "por el arado", no deja de ser una remoción de tierra ilegal en el caso de buscar el objeto: si el señor que destruye un yacimiento con un arado lo comunica a la autoridad pertinente, es un HALLAZGO CASUAL, con las bonificaciones que ello conlleva en el caso de cumplir determinados pasos, etc... Por ello, insisto que "ir recogiendo fíbulas que el tío Pepe sacó con su tractor, es ILEGAL", ya que lo correcto sería que lo comunicaras a la autoridad pertinente.
Segundo: Rodríguez Temiño, a secas. No es mi "adorado" Rodríguez Temiño. Estudio Historia, y he leído sus textos. Y son magníficos.
Tercero: ya sé que en el gremio hay de todo. Yo, en mi caso, NO publicaré piezas que provengan de expolio. Que hay gente que sí lo hace... es su problema. Los alumnos también nos enteramos de ese tipo de cuestiones, y sabemos quien "trae y lleva", por decirlo en lenguaje popular. También te digo que por otra parte SON MUY CRITICADOS, y soy consciente de que eso no acaba trascendiendo.

Una última cosa, y quizá lo que más me ha dolido: "de mi colección". Creo que no es ni siquiera necesario que te recuerde que "lo que tú excavas" es PATRIMONIO CULTURAL, es decir, bienes muebles, inmuebles e inmateriales, que se heredan del pasado y decidimos conservar, y sobre todo, son bienes públicos: SUS VALORES HAN DE SER DISFRUTADOS POR TODA LA SOCIEDAD.

¿Quieres que te siga diciendo mis razones para estar en contra de los detectoristas?

Irene Adler dijo...

Una cosa más: no hace falta CONTRATAR detectoristas, partiendo de la base de que su uso no está permitido, salvo en las actuaciones legalemente autorizadas. Espero que de la frase extraigas que en el caso de necesitar "detectoristas", no se puede contratar a "nadie del gremio": por lo tanto, para esos detectoristas de la M-40, lo mejor que les recomiendo es que se saquen la carrera de Historia y se especialicen en Arqueología. Y entonces, con los permisos pertinentes, excavarán autorizados...

A modo de ejemplo, me remito a la Ley de Madrid, 1998. Ley de PH, Art. 44: "se prohíbe el uso de detectores de metales y de otros instrumentos similares en el ámbito de los bienes integrantes, declarados o no, salvo autorización específica".

Y así con el resto de leyes...

Irene Adler dijo...

Supongo que todo esto que digo cae en saco roto... ya se sabe lo que es predicar en el desierto.

Pero lo que tengo claro es que si en mi mano estuviera tomar medidas pertinentes contra las actuaciones ilegales, no lo dudes que lo haría.

En conclusión: no creo que vayas a tomar en cuenta nada de lo que te he dicho, y que vulgarmente, "te lo acabaras pasando por el forro".
Pero si entendieras mis razones, me alegraría bastante.

Anónimo dijo...

Siempre lo he dicho, rasca en un arqueólogo y encontrarás un pequeño talibán.

Bueno habría de decir, rasca en un arqueólogo español, pues en Inglaterra existe una coordinación excelente entre los arqueólogos y los detectoristas. Hay incluso un programa estatal para que los detectoristas puedan entregar lo que encuentran y si es de interés, el Estado lo compra... ¿sabes quién es el principal avalista de ese programa? Pues el mismísimo Colin Renfrew, a quien habrás leído y te gustará más, espero, que Rodríguez-Temiño-a-secas. Lee su blog (de Renfrew, si Rodríguez-Temiño-a-secas tuviera un blog nos lo pasaríamos todos de maravillas dejándole algunos comentarios, pero no caerá esa breva) en The Guardian (www.guardian.co.uk).

Yo quise estudiar arqueología, pero no fui tan valiente como tú, y me decidí por algo con más salidas laborales, ahora trabajo como programador para una empresa de telecomunicaciones, qué se le va a hacer... como recuerdo de mi interés por la arqueología, busco restos descontextualizados con mi detector.

Qué te parece tan excepcional de lo que escribe Rodríguez-Temiño-a-secas? Yo he leído algunos de sus trabajos y ni fu ni fa.

Anónimo dijo...

veo que nuestra interesante charla te aburre. Lástima. Al final eres tu la que no vas "a tomar en cuenta nada de lo que te he dicho, y que vulgarmente, "te lo acabaras pasando por el forro".
Pero si entendieras mis razones, me alegraría bastante".

saludos
detectoman

Irene Adler dijo...

¿Interesante charla?... Me he limitado a defender el PATRIMONIO, que es de todos. Eso lo primero. Lo segundo es que te aseguro que NO voy (ni quiero) entender las razones por las cuales "excavas ilegalmente". Y tercero: yo no vivo por y para el blog, y evidentemente, si no respondo de un día para otro es porque tengo problemas familiares bastante más graves a los que sí quiero prestar atención en este momento.

¿Capisci?

¿Quién es ahora el que no atiende a razones? Mal me parece que juzgues a alguien por no estar pendiente de tus excusas arqueológicas...

Anónimo dijo...

siento lo de tus problemas familiares, espero que tengan solución.

No obstante, no entiendo el porqué de tu tono agresivo. Supongo que lo da la profesión.

detectoman

Irene Adler dijo...

¿Tono agresivo?...
Discúlpeme vuesa merced, si navegáramos en el mismo bando en el mismo barco, mi tono sería muy diferente. Amo lo que defiendo, y defiendo lo que amo. Y eso es nuestro pasado. ("Nuestro", léase en tono jocoso).

Veo invadido mi blog por alguien que intenta que razone con algo que la LEY castiga. ¿Y aún quieres que te justifique?

Ni te he vetado la palabra ni lo haré, porque este es un país libre (léase también con tono jocoso). Pero tengo muy claras mis ideas, y lo que no quiero es frivolizar y cuestionar determinados temas (¿aún tengo que hacer referencias?).

A mí me han educado para apreciar el patrimonio, nuestro Patrimonio. Veo que los caminos de la educación no siempre van paralelos en todas las personas.

Y en el fondo lo dejo caer con tono derrotista. Quizás en algún momento puedas hablarme de algo que verdaderamente nos interese a los dos... algo que sepas defender, proteger y cuidar. Dixit.

Irene Adler dijo...

[¿Crees (te tuteo) ahora que mi tono es agresivo?: para no plantearte dudas, recalco lo de DERROTISTA].

Anónimo dijo...

La Ley no existe, existen las leyes, en plural; un plural que es cambiante: hoy dicen una cosa y mañan, otra. Un familiar mío, Jacobo Wilkins, excavó sin ser arqueólogo en una finca de su propiedad, en Frigiliana, una necrópolis entera fenicia. Conocido el hecho, por Antonio Arribas (a la sazón catedrático de Arqueología en Granada) acordaron publicarla juntos. Hoy la necrópolis de Frigiliana está en el museo de Málaga y Jacobo tiene una plca en él como benefactor de las artes y las ciencias. Nadie osó jamás llamarle expoliador.

A mí también me gusta el patrimonio, la historia y la arqueología, pero eso lo entiendo de forma distinta a ti.

Si quieres podemos hablar de nuestras formas de ver las cosas, quién sabe a lo mejor llegamos a entender mejor las posturas de cada cual. Si no te parece bien y no quieres que siga invadiento tu blog, me lo dices y tal como llegué, me voy.

Qué te hace pensar que tenéis el monopolio de la verdad, o mejor por qué piensas que un título te da el monopolio de la verdad...

saludos
detectoman

Anónimo dijo...

Lo que quiero decir es que no todos los detectoristas son expoliadores; como no todos los arqueólogos son talibanes.

Me dices que quizás pueda hablarte de algo que nos interese a los dos. Pues bien, la arqueología podría ser ese tema, o el patrimonio arqueológico. El título de tu blog es quiero-ser-arqueóloga ¿no? Quizás eso sirva de punto de encuentro.

En cuanto a algo que me interese, pues mira, ¿sabes lo que supone que no puedas practicar tu afición favorita porque todo el mundo te llame expoliador? Yo he tenido incluso que pagar una sanción por usar el detector en campo arado, a más de 5 kilómetros del yacimiento más cercano. Lucho por que se reconozca el derecho a practicar una afición de forma regulada, como lo está en Inglaterra; y lucho con ardor...

Me recuerdas a aquella persona que nació ciega, sus padres al crecer el compraron un perro lazarillo y, al poco tiempo, se sintió segura de ir con su perro a pesar de la ceguera; incluso estudió una carrera y se emancipó. Pero su perro murió y ella se sumió en una inmensa tristeza, perdió la confianza de salir, se encerró y al poco tiempo también murió. Y murió sin saber que el perro que tan fielmente le había servido era ciego de nacimiento, como ella.

Repito, cuando quiera que desaparezca de este blog, solo tienes que decir.

saludos
detectoman

Anónimo dijo...

Cuando quieras que desaparezca del blog, solo tienes que decirlo, eso es lo que quería decir.

Irene Adler dijo...

¿Crees acaso que soy ciega y no veo lo que ocurre a mi alrededor?.... Y otra cosa, ¿afición?... Ese es el problema...
Que en mi opinión la Arqueología debería ser (y es, en teoría) una ciencia de estudio. No cualquiera se puede dedicar a ello.
Si tanto te gusta la arqueología, te reto a que entierres monedas en tu jardín y las detectes, con lo que sea. (¿Vuelvo a repetir lo de los contextos?)

No quiero que todo eso suene duro. Pero es que, aunque la palabra común sea "arqueología", el problema es que ni siquiera te acercas por asomo a MI concepción, y a la del común de los estudiosos. No es una afición, y desde luego, no debería serlo. Ya te he dado una opción, si tanto te gusta y divierte excavar.

Dejemos (los dos) cierto tipo de cosas para los profesionales,¿no te parece?

Y si aún así sigues insistiendo, te vuelvo a decir que la solución es que estudies Historia, y te dediques a ello legalmente.

Anónimo dijo...

Gracias a Rodríguez-Temiño-a-secas eso es lo que hacemos en Andalucía: enterrar monedas y buscarlas, en concursos. Quedamos un grupo en una finca, se entierran chapas, arandelas y demás objetos y se buscan por el resto de los concursantes.... Mientras tanto, las palas cavadoras arrasan yacimientos increíbles ante los mismos ojos de la Junta que ignora dónde se encuentran, pero como nosotros somos chicos malos, pues nada ni siquiera podemos denunciarlo.

Espero que te des prisa en terminar la carrera, pues a este paso no dejarán nada para tu promoción... y no habremos sido nosotros, jajajaja.

Una última cosa, qué encuentras tan interesante de los que escribe Rodríguez-Temiño-a-secas, por favor contéstame a esta pregunta, es que no me lo explico.

saludos
detectoman