martes, 20 de mayo de 2008

¿Os sobran minutos?

Yo los compro. O lo que queráis. Sí, cambio minutos por recuerdos. O lo que deseéis, como digo.
Tengo tantas cosas que hacer que no sé ni por donde empezar (como decía un profesor del colegio...: despacito y buena letra...). Si despacito voy... ese es el problema.

[¡Oh, my God! ¿Por qué junio está tan cerca?]

El jueves me voy a Roma (que si lo sé, no voy); así que me veo en el avión repasando las invasiones mongoles y el cristianismo primitivo, aderezado con la Guerra de los Cien Años, Ricardito -el del Corazón de León-, su madre Leonor de Aquitania -alias K. Hepburn en "El león en invierno"- y toda su santa familia. Roma va a ser interesante.
En fin... agobio, bonsoirée. Ya si eso dormiré en julio...

5 comentarios:

Ângelo dijo...

Si me sobraran, te los regalaría. pero me temo que estoy como tú y eso que no tengo la suerte de irma a Roma.
Así que te digo, que disfrutes esos días. Y no te preocupes por lo que queda aquí, va a seguir cuando vuelvas. jajaja. Bs

PIER BIONNIVELLS dijo...

A mi si.. nena.. me sobran demás..
donde te los mando para que te lleguen a tiempo.. jajaja..
buen viaje....
abrazos.

PIER BIONNIVELLS dijo...

Hola.. me paso a saludarte.espero que estes bien.
abrazos,.

Anónimo dijo...

minutos no sé si se me quedan en el bolsillo, pero horas, días y años tengo atesorados en el banco los que no podré gastar mientras viva... ¿qué me das a cambio? Ya sabes lo que valen...

Irene Adler dijo...

¿Ya sé lo que valen?.... ¡Pues mucho!

Me parece buena oferta...


(hola Pier... ya vuelvo a estar en activo...; gracias, Ángel... habrá que hacer un fondo común de tiempo, en plan bonos del tesoro público...)